Es complicado describir un país como Namibia cuando lo que se reciben es un acumulo de sensaciones.

Llegados al aeropuerto Internacional recogemos los 4×4 camper de alquiler. Sorprende el nivel de preparación para hacer las acampadas lo más cómodas posibles. Todo impecable: los utensilios, accesorios varios del automóvil y, la ropa, el saco de dormir y las toallas dan una sensación de pulcritud que te arrancan un suspiro de alivio. Y es que Namibia, y cada vez que hemos estado estamos más convencidos, se ha de vivir así. Con el grupo, pero en tu coche, que pasará a ser tu vivienda durante 14 días y te permitirá comer lo que te apetece, sentir el país a tu manera, tener la intimidad que necesitas con tu pareja o amigos y, además, disfrutar de la conducción. Pero además, si lo deseas, te permite incrementar el nivel de confort, ya que todos los campsite disponen de bungalows y/o habitaciones, algunos realmente espectaculares.

Una vez transcurridos los 40 Km que separan el aeropuerto de la capital, Windhoek, ya se respira un cierto orden, cuidadas avenidas, el tráfico más o menos fluido y un ambiente tranquilo; un poco sorprendente si se ha viajado a alguna de las grandes ciudades de África como Nairobi, Dar es Salam, el Cairo o Johannesburgo entre otras muchas, donde reside cierto caos.

Todo esto hace que, el primer choque ambiental junto con la adaptación a la conducción por la izquierda, tener la palanca de cambio de marchas en el lado contrario al habitual y las bromistas rotondas que se giran al revés y, junto con la ayuda de tu copiloto, todo sea muchísimo más llevadero, pareciendo un autóctono a las 2 horas de conducir por Namibia.

Viaje Namibia12

Nos quedan días de viaje e ir al supermercado para abastecernos es el siguiente paso. Supermercados tan bien abastecidos como los europeos como el Spar y el Sofrite siempre nos hacen perder más tiempo del habitual. Algunos productos autóctonos pueden ser novedosos para nosotros y algún curioso se atreve a ponerlos en su carro de la compra, la mayoría de las veces dándonos sorpresas gastronómicas agradables. Uno de los objetivos se acerca, la visión de unos entrecots en la sección de carnes hacen pensar con celeridad. El coche va equipado con parrillas…falta carbón. Objetivo prioritario: estantería del carbón. Más viajeros se unen a esta iniciativa ya que prácticamente todos los campsite están preparados para lo que llaman la BBQ (barbacoas). Entrecot mastodóntico al carro y a la nevera.

La primera etapa es hasta Sesriem, puerta del desierto más antiguo de la tierra que forma parte del Naukluft-Namib National Park.El recorrido transcurre por un tercio de asfalto por la Nacional que lleva al Sur y el resto de anchas pistas, de lo que en Sudamérica llaman ripio, en perfecto estado. Es el mejor momento para visitarlo. El sol ya está en su zenit y pronto empezara a bajar, incrementando los tonos naranjas de sus dunas milenarias con la famosa duna 45 y otorgándole al Deathvlei(lago de la muerte) una belleza indescriptible que te obliga a guardar silencio para solo utilizar el sentido de la vista.

Viaje Namibia05

Temprano por la mañana salimos por pista cruzando el P.N.Naukluft entre colinas pedregosas de terciopelo y avistando los primeros y elegantes Oryx (si os fijáis, símbolo nacional) y entre sabanas doradas llegamos hasta uno de los centros vacacional de Namibia, Walvis Bay, con una gran laguna que incluye plantas de extracción de sal y uno de los puertos pesqueros más importantes. Al final del día es un momento ideal para asistir a una cena a un original y buen restaurante local.

Viaje Namibia10

Swakopmund, 30 km al Norte, es una encantadora población que guarda en su centro aun construcciones de evidente estética alemana y comercios de lo más exquisitos. Aquí podremos efectuar uno de los vuelos en avioneta más bonitos que conocemos: desde el aire nos cortará el aliento la visión del Valle de la Luna (Moon Valley), el desierto de Namib con gigantescas dunas que desembocan su fina arena al mar; la visión del Eduard Bohlen, un buke que se quedó varado en las arenas; y colonias de focas plácidamente al sol al borde del Atlántico.

Viaje Namibia19

Paralelos al Atlántico emprendemos dirección Norte para ver la colonia de focas más grande del mundo, Cape Cross, para luego adentrarnos en uno de los parajes más inhóspitos y de una belleza desgarradora, El Brandberg, y cruzando el cráter Mesum acompañados de la planta de vida más longeva del planeta (algunos individuos pueden llegar al milenio), la Welvichia mirabilis, nos llevará hasta las pinturas rupestres de tropecientos mil años donde se encuentra la famosa White Lady.

En esta zona del país nos lanzaremos a una de las aventuras más satisfactorias que cualquier viajero pueda disfrutar: la búsqueda de los elefantes del desierto. Con un poco de suerte e indagando por los alrededores y siguiendo sus rastros podremos toparnos con este fabuloso animal en peligro de extinción y, protegidos desde nuestros 4×4, podremos contemplar en su majestuosidad y belleza siempre respetando su espacio vital.

Viaje Namibia31

Pero ¿Cómo puede ser que estemos circulando por pistas con nuestro vehículo y veamos jirafas, oryx, manadas de cebras y podamos ir a buscar a elefantes del desierto sin estar dentro de ningún Parque Nacional? En una de nuestras expediciones se nos cruzó un rinoceronte y buscando a los comentados paquidermos detectamos huellas de león. La respuesta: todos lo sabemos, el factor suerte influye, son animales salvajes que campan a sus anchas y a veces complicado dar con ellos, pero es que, Namibia es África en estado puro.

Las pistas Namibias siempre suelen estar en impecable estado, excepto tramos muy concretos o causas atmosféricas. Todo y con esto siempre es muy importante ser muy prudente en la conducción y respetuoso con los locales. El recorrido que nos llevará a Opuwo es de esta tipología, deteniéndonos a contemplar increíbles paisajes semidesérticos y pequeñas aldeas que nos llevaran hasta la tierra de los Himbas y los herero avistando los primeros baobabs emergiendo de bosques de acacias.

Viaje Namibia38

Opuwo es un pequeña villa centro neurálgico de la tribu de los himbas. Allí, en su caos, nos podremos avituallar en el supermercado, donde el contraste entre una dama himba con su habitual atuendo (faldita de piel y pecho descubierto, seguramente con un niño a sus espaldas y totalmente acicalada con su ungüento rojizo de arcilla y grasa vacuna) con los grandes refrigeradores con lácteos nos hace pensar.

Nos dirigimos más al Norte, al río Kunene, cuyo caudal separa los países de Namibia y Angola. Durante el recorrido entre grandes baobabs y acacias visitaremos alguna aldea himba que tan celosamente guarda sus tradiciones hasta llegar a las Epupa falls, un sinfín de descensos de agua entre baobabs da lugar a una estampa de jardín del paraíso.

Viaje Namibia37

Desde las fantásticas Epupa falls y paralelos al rio Kunene por una pista heterogénea y pasando por una de las zonas con más tipismo de este país llegamos a Oshakati. Su mercado semi al aire libre es de lo más curioso sobre todo en sus viandas: algunos insectos secos y pescados ahumados forman parte de una extensa y variada cocina africana.

Finalmente llegamos a Etosha National Park. Este Parque Nacional, de difusión mucho más discreta que otros Parque africanos es una verdadera joya, tanto por albergar a los big five (rinoceronte, elefante, león, leopardo y búfalo) como por su paisaje de sabana desértica que hace que sea uno de los Parques que mayor visibilidad tiene sobre la fauna salvaje. Además, sus pequeños lagos (waterholes), algunos en los mismos campsites y que están iluminados por la noche para facilitar el avistamiento durante la noche de los animales mientras sacian su sed. Es realmente espectacular como van apareciendo de la oscuridad y acercándose a la orilla para beber y estableciéndose un orden natural en las apariciones. Su gran salar en el centro de su área, ofrece un paisaje desolador de increíble belleza. Rincones encantadores, avistamiento de su fauna, luces increíbles y un fuego al caer la noche en las acampadas hacen que la visita al Parque Nacional de Etosha sea una experiencia que no se puede olvidar.Nos dejó pasmados el encontrarnos en las primeras luces del día una manada de leonas tumbadas plácidamente al sol y con manchas aún de sangre en su pelaje de su caza nocturna.

Viaje Namibia10

Y después de visitar un gran número de Parques Nacionales de África, haber visto un sinfín de animales salvajes y disfrutar de las más variadas situaciones, la visión de una supuesta simple cebra o elegante jirafa o los aterradores leones o imponentes elefantes, aún se nos eriza el vello y nos estaríamos horas contemplándolos.

Todo esto, junto con sus gentes es Namibia, es África.

Si te apetece ver como es este viaje pincha aquí …

…y si te apetece ver más imágenes de este viaje pincha en nuestra galeria